Tras visitar Toledo, nuestra casita rodante puso rumbo hacia Consuegra para empezar nuestra visita por los molinos de La Mancha. En el post de hoy vamos a ver tanto los molinos de Consuegra como los de Campo de Criptana. Es una ruta muy interesante para hacer en autocaravana. En Campo de Criptana hay un área de AC, aunque nosotros pernoctamos en el parking de los molinos, los cuales iluminan por la noche y crean una estampa mágica!! Al final del post os dejamos un mapa con las ubicaciones tanto de los molinos, como de los lugares donde poder pasar la noche.

Son varios los pueblos en los que ver estas antiguas construcciones. Nosotros vamos a visitar los dos conjuntos más representativos, los de Consuegra y los de Campo de Criptana, si, los de Don Quijote. Al final del post te dejaremos el resto de localidades donde poder visitarlos. Antes de esto, algo de historia y un rápido resumen de cómo funcionaban los famosos molinos de La Mancha! 

Los molinos de La Mancha, de viento, se construyeron para sustituir a los molinos de agua. Debido a una fuerte sequía durante el siglo XVI, y a la aridez de esta zona, se tuvo que buscar otra fuente de energía para seguir moliendo el grano, y estos molinos fueron la solución. Construidos en lugares donde Eolo sopla, estos molinos funcionaban cuando el viento soplaba a unos 20-30 km/h. A mayor velocidad el grano se quemaba, y a menor, no se podía moler.

Los molinos de La Mancha forman parte de la historia de España. Don Quijote los hizo famosos en todo el mundo.

Los pequeñas ventanas que tienen en la parte superior tenían la misión de “informar” al molinero de donde venía el viento. Una vez sabida la dirección, se orientaban las aspas a favor moviendo todo el tejado de forma manual, labor que realizaban dos personas. Con una rueda catalina y un sistema de engranajes, hacían girar un “disco” de piedra sobre otro que permanecía fijo. A menor distancia entre las piedras, más fino se molía el grano y se destinaba al consumo humano. Para uso animal, la distancia entre ambas piedras era mayor y la harina quedaba más gruesa. Esta caía por los bordes de la piedra a una suerte de canalización que la depositaba en un saco. Parte de esta harina era la que pagaba el molinero al dueño del molino como alquiler del mismo. 

Consuegra

Encaramados a los alto del llamado Cerro Caldérico, encontramos un conjunto de 12 molinos ubicados junto al Castillo de La Muela. La mayoría de los molinos de Consuegra datan de finales del Siglo XVIII y primeros del XIX. Cada uno con su nombre, algunos con temática manchega y otros quijotesca, están declarados como Bien de Interés Cultural en el año 2008. Cinco de ellos tienen la maquinaria completa, y uno de ellos, Sancho, la original del Siglo XVI. Hay alguno que se puede visitar, un poco más adelante te decimos precios y horarios, aunque mejor confirmar horas en la Oficina de Turismo de Consuegra ya que con la leche del COVID estos pueden cambiar o tener restricciones de aforo. También uno de los molinos alberga un gastromolino. 

Junto a los molinos, como os decíamos antes, se encuentra el Castillo de La Muela. Según parece, su origen se remonta al Siglo X, habiendo pasado por manos musulmanas y cristianas en diferentes ocasiones, y con las consecuentes remodelaciones, hasta que en 1809 soldados franceses lo ocuparon y destruyeron en parte al marchar. En 1962 el ayuntamiento de Consuegra inició las obras de rehabilitación del mismo hasta su completa recuperación. 

Horarios de visita:

Del 1 de junio al 30 de septiembre

Molino Bolero: Todos los días, de 9’00 h. – 19’00 h. 

Castillo: Lunes a viernes, de 10’00 a 14’00 h. y de 16’30 a 19’00 h. Sábados y domingos, de 10’30 a 14’30 h. y de 16’30 a 19’00 h.  

Del 1 de octubre al 31 de mayo

Molino Bolero: Todos los días, de 9’00 h. – 18’00 h. 

Castillo: Lunes a viernes, de 10’00 a 14’00 h. y de 15’30 a 18’00 h. Sábados y domingos, de 10’30 a 14’30 h. y de 15’30 a 18’00 h.  

Cerrado: 25 de diciembre, 1 y 6 de enero.

Precio de las entradas:

Entrada al Molino Bolero: 1’50 € por persona.

Entrada conjunta Molino Bolero y Castillo: 4 € por persona.

Campo de Criptana

Si los molinos de La Mancha son famosos por algo, es por las batallas de Don Quijote contra unos gigantes de largos brazos. Estos gigantes resultaron ser molinos, y se sabe que son los de Campo de Criptana. Según reza el libro, Don Quijote ve “treinta, o pocos más, desaforados gigantes”. La primera parte de la novela se publicó en 1605, y 30 años antes ya se sabía de la existencia de muchos de ellos. En 1752 se censaron 34, y es por esto que se sabe que estos molinos son los gigantes del hidalgo caballero. 

Situados en la Sierra de Los Molinos, de esos 34 molinos hoy en día quedan diez, más los restos del algún otro. Seis de estos molinos son visitables, uno de ellos alberga la Oficina de Turismo. El día que fuimos sólo se pudo visitar uno de ellos, llamado El Infante, que además cuenta con la maquinaria original. La visita es guiada y te cuentan la historia y funcionamiento de estos molinos. La entrada al mismo cuesta 2€. Otro de estos molinos, llamado Culebro, alberga el Museo de Sara Montiel, famosa actriz española natural de esta localidad. Del resto de molinos visitables no os podemos decir precios ya que, como os dijimos antes, estaban cerrados el día de nuestra visita. 

Donde ver más molinos

Tembleque: Tiene tres molinos, dos de ellos restaurados por completo y el tercero de propiedad privada y en peor estado. 

El Romeral: Cuatro molinos, uno de ellos muy bien conservado, dos restaurados que albergan salas de exposiciones y el cuarto de propiedad privada. 

Puerto Lápice: Tres molinos. 

Herencia: Siete molinos, cuatro de ellos restaurados. 

Alcazar de San Juan: Llegó a contar con 19 molinos, pero a día de hoy sólo quedan cuatro. 

Mota del Cuervo: Siete molinos, con la curiosidad de que en uno de ellos las aspas giran en sentido contrario al resto. 

Belmonte: Tres molinos y un castillo espectacular!

Madridejos: Sólo tiene uno, es de propiedad privada pero es visitable. 

Valdepeñas: Cuenta con siete molinos y se dice que uno de ellos es el molino de viento más grande del mundo. 

Hasta aquí nuestra visita a los molinos de La Mancha, parte de la historia agrícola, rural y literaria de nuestro país y una ruta muy interesante para hacer tanto en coche como en autocaravana. Si queréis verlos en vídeo, os lo dejamos a continuación y os invitamos a suscribiros a nuestro canal de YouTube. 

A continuación os dejamos un mapa con las ubicaciones de los parkings para visitar los molinos y del área de AC de Campo de Criptana marcadas con nuestro logo, así como de la mayoría de los molinos de La Mancha.

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *